El ganoderma

Contactar con Narcis Ramio Autor: Narcís Ramió

El hongo GANODERMA LÚCIDUM está considerado un milagro de la naturaleza  por sus poderosos beneficios para la salud. Con más de 150 antioxidantes y 200 fitonutrientes, se encuentra por encima de cualquier hongo, planta o hierba medicinal, (superando al té verde o al ginseng) convirtiéndose casi en la mayor perfección nutricional que se pueda encontrar en el planeta.

Desde hace más de dos mil años, este hongo (Lingzhi - que significa “potencia espiritual“)  ha sido reconocido por la medicina tradicional china como un "remedio muy valioso".

A partir de los años 80 a raíz de las extraordinarias investigaciones efectuadas con Ganoderma Lúcidum en universidades de China y  Japón, comienza a aplicarse a los campos de la farmacología y la medicina. A principios de los 90 Japón declara oficialmente el hongo Reishi como planta adyuvante en el tratamiento del cáncer.

Se realizan descubrimientos asombrosos en las propiedades adaptógenas del hongo, transcendiendo en la actualidad numerosas investigaciones sobre el Ganoderma a través del sitio web de bibliografía médica de EEUU www.pubmed.gov

Estas investigaciones científicas reconocidas en todo el mundo muestran el poder extraordinario del Ganoderma Lúcidum.

Dejamos aquí sólo una breve descripción de algunas de ellas:

El Ganoderma contiene entre otros: Triterpenoides, Polisacáridos y Adenoideas.

El Ganoderma es capaz de efectuar cambios en el organismo desequilibrado. Purifica la sangre, desintoxica, tiene efecto diurético, protege el hígado, controla el funcionamiento del intestino, ayuda al funcionamiento del corazón, armoniza la tensión, elimina la tos, es antialérgico, expectorante y calmante. Baja la cantidad de grasas libres, de colesterol y lípidos en la sangre. Baja el nivel de azúcar sanguíneo, recupera la actividad del páncreas, estabiliza las membranas de los glóbulos rojos. Como contiene adenosina, puede bajar la acumulación de los trombocitos, y previene la trombosis. Mejora el funcionamiento de la corteza suprarrenal para mantener el equilibrio del sistema endocrino. Intensifica la capacidad de autocuración del organismo y permite desarrollar un sistema inmunológico fuerte. Ayuda al organismo a luchar contra la destrucción de las células sanas en los tratamientos de cáncer.

 

 

 

Este sitio contiene cookies, si sigue navegando, usted acepta su uso. Ver política de cookies